La guia definitiva para hacer un trio con otra chica

¿Has decidido meter en tu cama a tu chico….y a otra mujer? ¡Magnifico! Aquí no juzgamos a nada ni a nadie. Pero, ¿y ahora qué? Si nunca antes habías vivido una situación parecida, te sentirás en desventaja. Y si encima, las dos chicas estáis centradas en él, puede generar un ambiente de competitividad que le quitará todo el morbo al trio.

Es totalmente lógico que estar desnuda en la cama con otra mujer sea un poco intimidante o embarazoso, sin importar cuántas veces hayas fantaseado con ese momento. Pero con un buen plan de ataque, los tres podréis tener un sexo increíble y una experiencia inolvidable entre las sábanas. Aquí está todo lo que necesita saber para ese primer encuentro:

1. Explícate antes de empezar: Es importante explicar qué es lo que te gusta y a lo que (en principio) no estás dispuesta a llegar. Y tienes que decirlo antes de que la cosa se ponga realmente hot entre vosotros. Y si después cambias de opinión, ¡no te cortes y dilo! La comunicación es súper importante.

2. Sin tensión: cuando una mujer acepta meterse en la cama contigo y con otro chico, está claro que está más que interesada en la experiencia. Pero, al igual que tú, estará nerviosa. Lo mejor es romper el hielo con una actitud juguetona. Por ejemplo, meteros en un jacuzzi o echar una partida al strip pocker. ¡Y que no te de ningún cortes soltarle algún piropo! Dile lo que te gustaría escuchar . Por ejemplo, que es muy atractiva o que hacía mucho tiempo que estabas deseando que llegara ese momento.

3. Que sepa que estás disfrutando: ninguna pareja quiere meter a un tercero en la cama para acabar peleados, ¿verdad? Así que cuando tu chico esté intimando con su nueva amante, participa. Siéntete libre de tocar, besar y de decirle lo sexy que es está mirando. Cuanto más incluidos os sintáis, más divertido será.

4. Ok, ahora toca jugar en serio: 
¿Estás nerviosa? Con estos tips romperás el hielo:

1.Ve despacio. Sin prisas. Empieza besándola suavemente y toca su cara. Roza su cuerpo sobre la ropa, y cuando notes que estáis listos, empezad a quitaros las prendas mutuamente.

2. Trabajo de arriba hacia abajo. El cuero cabelludo está cubierto de terminaciones nerviosas que hacen que sea muy sensible, así que puedes probar dándole un masaje. Eso le ayudará a liberar la tensión y aumentar las endorfinas que le harán sentirse bien. Después, toca su antebrazo, una zona erógena menos conocido, y continua hacia abajo, hacia la muñeca, la palma de sus manos hasta los dedos, que puedes acabar lamiendo eróticamente.

3. Juega con el calor y el frío. Deja que tus labios recorran diferentes partes de su cuerpo: orejas, cuello, abdomen y muslos. Luego, exhala lentamente, ya sea con la boca abierta o los labios fruncidos. Alternando el aliento caliente y frío le provocarás el mejor de los cosquilleos.

¿Estás super excitada pero no sabes qué hacer?

1. Iros a la bañera: Tomar un baño juntos es la mezcla perfecta de relax y erótico. Enciende algunas velas, unas cuantas burbujas y espuma y el resto vendrá solo. Si la bañera tiene una boquilla, acercala a su clítoris para excitarla todavía más.

2. Que note lo hot que estás. Si todavía sigue vestida o lleva la ropa interior, túmbala sobre la cama o el sofá y sube lentamente sobre ella. Masajea sus pechos, besa su boca, y ponle la mano entre sus piernas para que note lo caliente que estás. A ver cuánto tarda en quitarse la ropa.

3. Usa tus dedos. Puede ser emocionante sentir esa parte del cuerpo de otra mujer por primera vez en tu vida.Tómate tu tiempo y explora con los dedos todas sus partes femeninas.

5. Sí, ya estás lista para el trío

1. Regala sexo oral. Es una gran manera de que vea lo excitada que estás. Si lo tuyo no es el freestyle, empieza moviendo suavemente la lengua por el clítoris. Mantén el movimiento circular, y aumenta el ritmo con sus gemidos. Y si lo quieres aún más hot: la mejor posición será un 69. Así llegaréis a orgasmos simultáneo.

2. Saca los juguetes. Estimular su punto G con un vibrador será una sensación increíble. Y podéis intentar estimularos mutuamente. No te preocupes si necesitáis varios intentos ¡es normal!

3. Tijeras sexuales. Una vez que las dos estáis desnudas, siéntate enfrente, separa las piernas y deslízate hacia la otra hasta que vuestras vulvas se encuentren. Mueve su cuerpo hacia atrás y frota vuestros clítoris. ¡Ya verás qué sensación!